viernes, 9 de julio de 2010

ERROR CON ERROR SE PAGA


Por Luis Sexto

No sé cuándo quise responder la pregunta de por qué el hombre tropezaba dos veces con la misma piedra. Creo haber dicho que tropezaba porque desconocía las lecciones del pasado o porque… quería. Claro, me basaba en esa verdad que circula convertida en una frase latina: Errare humanum est. Es decir, que es propio del ser humano equivocarse, pero equivocarse dos veces en el mismo terreno, en el mismo asunto… Ah, ya eso es algo más que equivocarse.
Lo pienso ahora como lo pensé hace meses. Y regreso al tema, porque recientemente le oí decir a cierta persona que en Cuba estábamos acostumbrados a trabajar sobre el error. Lo decía con seriedad. Y no con ánimo de crítica, sino aceptando que esa era nuestra norma, nuestro método. Equivocarnos y tratar de rectificar. No resulta esa, desde luego, mala política. Uno yerra y corrige el error. Saludable. Justo. Lo que ocurre es que el contexto en que tan filosófico aspecto se ventilaba, admitía que habitualmente se corregía el error… con otro error.
Así el problema cambia de faz. Y lo que se apreciaba como un rostro amable, se transforma en la cara arrugada, repulsiva, de la bruja de Blanca Nieves, o en la del novelístico Retrato de Dorian Gray, el libro de Oscar Wilde, cuyo personaje, en un pacto con el diablo, se mantenía joven, pero su retrato adquiría las arrugas de todos sus yerros y pecados. Al final, podemos imaginar aquella pintura. Espantaba. ¡Cuánto mal había hecho aquel sujeto en su perdurable juventud! Su historia se resumía en un error sobre otro error.
No quisiera admitir que por algunas esquinas de nuestra patria pululan los retratos de Dorian Gray. Esos que rectifican a ojo pelado, siguiendo imperativos cuya ejecución es inmediata, sin pretextos, burocráticamente ordenada y burocráticamente ejecutada. Y la película filma y filma metros de cinta sin cambiar de imagen: Hoy corriges aquello que hiciste mal, y mañana, cuando se hace necesario rectificarlo, actúas cañoneando la razón en una segunda vuelta. Y la noria gira, gira, gira…
El hombre, pues, tropieza dos veces con la misma piedra, porque ignora las lecciones de la historia, la experiencia, la ciencia, o porque desea equivocarse; le importa poco el gasto, que al fin él no paga, y solo le interesa cumplir a cualquier costo. Lamentablemente, todo esto no significa la trama de una novela o el guión una película. Es verdad. La mentalidad burocrática nos empuja, incluso, a no tener en cuenta a la gente. ¿Que hace daño? ¿Que la solución de un problema molesta a los vecinos? Bueno, no estamos para reparar en exquisiteces. Ah no, compañero; los molesta porque hace diez años, cuando se construyó esto, ya los molestaba; ahora, con la solución, se agrava la molestia. ¿O cree usted que es solo un capricho, un preciosismo vecinal? Tenga en cuenta que aquello violó las leyes sobre el medio ambiente, y que esto otro, el llamado mejoramiento, las sigue violando, y los vecinos han sufrido perjuicios y los seguirán, ahora sufriendo. En suma, dos perjudicados: leyes y ciudadanos. Y también la racionalidad de la economía y de lo social. ¿Adónde vamos a parar?
Ojalá que no sea verdad. Pero lo es. Es un filme, más que realista, real, aunque yo lo exponga figuradamente, como en neblinas.

2 comentarios:

La Mano Amiga Internacional Inc dijo...

Mucho se ha hablado sobre la teoria del error.en las matemáticas y en las medidas, pero donde más se siente su negativo devenir es en lo social y en lo político.Ya no es el error de un individuo sino el de todo un conglomerado de seres pensantes, que rehusan ejercitar su inteligencia o por su tosudez fehaciente.Es un problema oncologico, es una guerra celular que mata implacablemte..es una cruel tragedia.
El error perdura en nuevas formas de errores que a la postre es el mismo error reproducido por los culpables que no cren serlo y que duermen placidamente mientras otros sufren sus estragos.
Pero donde ha estado el ojo vijilante?Quien ha dado la cara y ha pagado las responsabilidades contraidas ante el pueblo victimizado sin piedad alguna?
No basta una asamblea.este no es un problema agórico, sino todo lo contrario , es un problema ético y juridico porque alguien tiene que pagar por los errores, que no es otra cosa que un gran pecado nacional.El error se ha de catalogar con responsabilides parejas y justas.Unos no pueden pagar con explicaciones y otros con la carcel o el castigo.
El asunto no es tropezar con la misma piedra dos veces.Son muchas las veces que se ha tropezado con la msima piedra sin que nadie halla pagado por los dañinos tropiezos.Si aqui fueramos a enumerar los errors cometidos,tiempo nos faltaria para enumerarlos.Pero no es hora de pasar la cuenta inmisericordemente, pero sí el tiempo de decir la verdad en aras de alcanzar las soluciones necesarias

Rev Leonides Penton Aamdor.

nepabuleici dijo...

Mira Luis Sexto, como periodista que ejerci en Cuba, y, analizando la prensa extranjera, algo que hice en Cuba tambien, te digo que cuando ocurren problemas que aparentemente no tienen solucion en una localidad es la prensa la que sacando a la luz el problema obliga moralmente ante la poblacion a toda esa burocracia a ponerse de acuerdo y resolver o aliviar el problema, y, el problema es que en Cuba la prensa plana y los medios electronicos locales estan absolutamente dedicados a resolver los problemas del mundo exterior y en la mayoria de los casos a propagandizar resultados de producciones sin que el periodista, como balance informativo, se cuestione si ese "resultado" lo vio la poblacion de ese municipio en sus manos, en la prueba de la verdad, que es la economia interna, no hay ni siquiera una minientrevista a un consumidor, ni por cientos, ni tablas comparativas en esas informaciones, y, para colmo, el periodista si da su criterio lo hace de una manera triunfalista. como es el caso de la noticia de la fabrica que indudara a Cuba de pinas en conserva, asi, con ese modelo de prensa, resolviendo los problemas de Honduras antes que la de los habitantes de Jatibonico o Moron nunca llegaremos a "Penjamo". Para colmo si haces un programa de radio ningun dirigente se siente ni con la mas minima obligacion de comparecer o comunicarse por telefono, al periodista lo miran como un moscon util solo a los efectos de darle propaganda al organismo, eso se vio claro en la coletilla de Raul en Granma. Tenemos que empezar por plantearnos que es un periodista en Cuba ante los organos del estado: ?Alguien que utilizamos a los fines propagandisticos o un comunicador factor de la economia interna? Luis Sexto, cuando yo era corresponsal los animales de patio se paseaban por hoteles de turismo y habia que darlo como algo "pintoresco" del lugar porque a ningun dirigente del municipio le importaba que eso sucediera asi como otros problemas, de manera que si seguimos en la autocensura y mirando el periodista cubano como alguien que "utilizamos" cuando conviene a esa burocracia que critico Raul y que es desehechable como una jaba de plastico cuando choca con esos intereses nos pasaremos cincuenta anos mas como el ciego del "Lazarillo de Thormes" en manos de pillos. Es que incluso, movimientos economicos de la provincia y decisiones internas para invalidar no pocas ordenes del propio Fidel, que hacia personalmente, le jugaban la cabeza hacian un teatro y para no trabajar no cumplian con nada e inventaban despues una excusa o quemaban un infeliz ante la nacional, asi se desviaban recursos para obras que jamas se enteraba la nacional y el periodista tenia que contemplar ese desastre a nivel de municipio y provincia "en silencio ha tenido que ser" porque si hablaba los dirigentes locales lo "quemaban" por ser negro bembom, es decir, que si no le das poder real a la prensa te desbaratan el pais alegando el bloqueo y no dar datos al "enemigo" cuando el verdadero enemigo de la Revolucion no es Obama que pone en practica en su pais medidas sociales, sino ellos los que se dan golpes de pecho, se rajan las vestiduras como fieles a la Revolucion y por detras es como "la gatica de Maria Ramos" desbaratan media humanidad porque en realidad creen en ellos mismos y no le tienen ningun respeto a los dirigentes nacionales, ni decretos, ni leyes, ni nada y la poblacion es la que padece el problema. Otro problema que tienen los periodistas en Cuba son las fuentes, si escoges un cura, un pastor o un disidente te quemas aunque la informacion sea valiosa.