miércoles, 8 de septiembre de 2010

OPINIONES LARGAS Y CORTAS

Por Luis Sexto
La doble moral es, a mi parecer, el problema ético más grave de la sociedad cubana. ¿Sabemos en verdad qué es la doble moral? Al menos sé que no se trata de una moral de uso y otra de repuesto, como una muda de ropa. Más bien hablamos de la que adopta dos –o más- caras, dos visiones, dos criterios, dos conductas ante la gente y las cosas. Una actitud y un actuar poliédricos…
A veces la remitimos exclusivamente a la vida familiar: a la infidelidad. El varón con dos mujeres, dos casas. Todo doble. Pero eso no es cuanto se puede aportar en la definición de la doble moral. Su alcance atañe a la salud política, social, cultural, ética de la sociedad. Hace mucho que estamos en contra, al menos con las palabras, de que alguno diga sí pensando que es no. Que estime de bueno esto o aquello, y luego, en otro sitio, diga que es malo. O salgamos de donde hemos aplaudido y en los pasillos empecemos a destilar la inconformidad…
Así de tortuosa, irreverente, clandestina resulta la doble moral. Unos 20 años atrás, pregunté a un especialista su parecer sobre el teatro cubano de entonces. Publiqué su opinión, tan elogiosa que percutía los tambores del triunfalismo. Días más tarde, ese mismo experto, en una reunión que no era para publicar, dijo todo lo contrario. Le exigí cuentas. Mi periódico había hecho el ridículo. Me dijo muy orondamente que el tenía dos opiniones: una corta y otra larga. Y me había respondido con la larga. Es decir, la publicable. La sin conflicto.
Ya no vale la pena juzgar a ese compañero, muy competente y ya difunto. Lo básico es reflexionar de modo que lleguemos a saber porqué una persona inteligente, preparada, prestigiosa, teme repetir en público lo que dice en un ámbito escueto con toda certeza y justicia. No conviene ponerse a tirar cañonazos contra los que obran de esa manera, sin intentar explicarnos las causas de la llamada doble moral. Bombardear el efecto sin apuntar la razón última -o penúltima, que a más no puedo aspirar en este breve espacio-, equivaldría al ejemplo del perro que quiere morderse la cola…
¿Uno practica acaso la doble moral, porque es perverso? Podría ser. Pero lo que si no parece ser es que muchos seamos perversos y finjamos por el gusto de fingir. Me niego a aceptarlo. A mi entender, la sociedad ejerce determinada presión para que, en términos generales, florezca la doble moral: el pensar una cosa y obrar como si se pensara otra; exigir de los demás que actúen de una manera y luego actuar de manera opuesta. De ahí, de ese enconchamiento, de ese proteger lo más interior de uno, proviene esa otra manifestación que llamamos unanimidad. ¿Alguien en contra? Nadie. Qué raro.
Así sucede en ciertas asambleas laborales, sindicales y de otra especie. Uno calla lo que podría servir como un nuevo enfoque, algo distinto a cuanto se está diciendo o creyendo, pues, quizá, si expresara su parecer, saltaría alguno de la masa o de la mesa como si fuese a… comérselo. Sí. Esa es la palabra, aunque parezca impropia. Lo he visto con frecuencia en mi ya añoso quehacer periodístico. Y cuantos arremeten contra “el hereje” creen que el mundo, el nuestro, se despedaza si un prójimo expone un criterio contrario al mío o al nuestro. Vaya. La intolerancia, en su tuétano, expresa el miedo a no saber defender las ideas que uno sostiene. ¿Y de verdad las sostenemos si somos incapaces de defenderlas racional y civilizadamente?
Claro, el que práctica la doble moral no es inocente. Ni totalmente víctima. Cómo mínimo yerra por pusilánime. Y sin ánimo de posar como catedrático deduzco que la doble moral y su derivado la unanimidad –tan ligadas, por la otra cara, al oportunismo- dañan a la sociedad cubana. ¿Cómo sabremos que el que dice estar hoy con nosotros, mañana no estará en la posición contraria? No todo el que dice compañero, lo es. Pero hay que llamar a todos compañeros y dejar que, en efecto, este o aquel lo sean o no lo sean, con franqueza y libertad.

10 comentarios:

La Mano Amiga Internacional Inc dijo...

Donde predomine una religión"oficial" o cualquier "otra"ideología asumida socialmente por decreto o por convulciones de algun momento histórico,una parte del grupo humano,se inserta por convicciones y otro por conveniencias.Es así de sensillo.Es el hipocrité que llevan dentro como resorte de supervivencia, aquellos que pesan las circunstancias y se acercan al "inglés que da manteca".
O es que acaso no es mejor, en una asamblea con premios que posibilitan la adquisición de algun artículo o bien material,ser uno de los de "arriba"
Porque, mirandolo bien,si soy desclacificado,no podré obtar por aquello que quiero.He ahí ,sin contradición alguna, una de las causas de la doble moral.
_quien no recuerda aquel estribillo de:"No digas que vas a la iglesia que eso te perjudica"?.así la doble moral no solamente se vivía sino que se trasmitía a las nuevas generaciones.Entonces, la doble moral en los hombres, fué un desacierto que surgió como una defensa ingrata ante una muy posible margianción social.
Un ateismo llevado a grado constitucional,produjo una doblre moral en muchos, asi como ya ese fenomeno se había dado en tiempos de la colonización y evangelización del negro desarraigado de su cultura y de su religión ancentral.
Ahora, mientras este fenómenos e daba,?quienes se atrevieron a enfrentar el desarrollo de tan nefasta política nacional?
El homosexual,en su closet,el cristiano,en su casa pero no en la calle y, mucho menos en sus centro de trabajo,dió como resultado una sociedad confundida.
Pero esta es una fase de la doble moral que atenta,al desarrollo integral de cualquier sociedad.
Ya en Roma,lo preconizaba Juvenal:"cuerpo sano en mente sana".Pero si es cierto que la vivencia de los pueblos es infinita en posibilidades,entonces se puede mantener la esperanza en el futuro,y olvidar el dicho de Manrique a la muerte de su padre de,"cualquier tiempo pasado fué mejor".
todavia hay esperanza del nuevo hombre.

Rev Leonides Penton Amador

Roberto dijo...

La doble moral es un mal tan pero tan arraigado que ha calado la sociedad cubana a todos los niveles y se manifiesta desde la reunion de afiliados del sindicato hasta la Asamblea Nacional (se puede averiguar cuantas propuestas han sido aprobadas por "no unanimidad" a ese nivel?). Es que al doble moralista o a su primo el sin opinion propia se le forma desde la escuela, quien no ha pasado por: "su respuesta puede que sea correcta pero no es lo que dice la clave", resultado suspenso. Sigue el libreto que te escribieron y no te salgas de ahi porque el resultado puede ser negativo para ti, y asi vamos aprendiendo que hay temas que son mejor no tocar en publico para no "buscarse problemas" y lo que es verde todos decimos que es rojo porque alguien siempre mas arriba dijo que era asi y despues de leer la prensa y ver la television ya casi no te queda duda alguna de que puede que seas daltonico asi que lo mejor es sumarse a la mayoria. Este es un tema bien importante porque la salud de la sociedad en buena parte depende de la libertad y franqueza con que se aborden los problemas que esta sufre. Para terminar quiero tocar un tema que en mi opinion tiene relacion directa con la doble moral y es la libertad de expresion, creo que la falta de la primera conlleva irremediablemente a la aparicion de la segunda. Quisiera leer la opinion de otros lectores. Gracias.

Anónimo dijo...

La causa de la doble moral está en la intolerancia. Cuando, por expresar opiniones que no coinciden con la "oficial", está expuesto a ser relegado, aislado, anulado, no todo el mundo es capaz de arriesgarse. Es más cómodo "levantar la mano", y sumarse a los "acuerdos unánimes".
La causa mayor no está en la gente, sino en el Sistema.

Anónimo dijo...

Quiero aprovechar para felicitar a Luis Sexto. El ejercicio de la crítica en Cuba es bastante peligrosa.
El sólo hecho de tocar un asunto tan delicado como el de la doble moral, es ya de por sí arriesgado, como también lo es el pulicar aopiniones como las que aquí aparece; aunque la lectura de las mismas por parte de los habitantes de la isla sea extremadamente limitada, por las razones conocidas del no acceso a Internet.
Otro hecho, el de permitir que aparezcan trabajos como este, significan un pequeño soplo de aire fresco......Ojalá se rectifiquen las causas que han dado lugar a la aparición de la doble moral.

Anónimo dijo...

Hola, desgraciadamente el ejemplo que ud escribe esta demasiado extendido en el pueblo, incluidos dirigentes partidistas y sindicalistas..en asambleas , reuniones las opiniones y actitudes no tenian nada que ver con el devenir cotidiano y las charlas de amigos y grupos afines..decir las verdades hace 20 años(tiempo en que vivo en el extranjero) atras era ser crucificado en aras a principios en los que solo se creian de veras ,cuando se estaba publicamente..es una lastima y solucion actual aunque no imposible si creo que esta bastante cerca a ello.

Armienne dijo...

Todo régimen totalitario como el castrismo engendra una doble moral como forma de supervivencia.

Alfonso Teijelo dijo...

Siento que una de las razones que han alimentado el asunto de la doble moral en nuestro país, es que la fidelidad y la confianza en nuestros líderes y su actuar, degeneró en una mentalidad (impuesta y autoimpuesta) de que ellos siempre tenían, parafraseando al Guayabero, la "santa palabra", y cualquier criterio opuesto era contrarrevolucionario. Sumemos cosas ya mencionadas por otros compañeros, como la intolerancia religiosa; de facto, que no institucional, la homofobia (ésta sí llegó a ser institucional; recordemos las UMAP), las "competencias" por el 100 % de promoción en las escuelas en la década del 70, etc. Tenemos una tarea titánica por delante. Lamentablemente hay generaciones de cubanos que crecimos bajo la sombra de ese "modus vivendi". Tengo la esperanza de que sepamos cambiar radicalmente esta situación, pero para eso la apertura real y honesta tiene que venir de arriba, de donde se gestó la doble moral. Gracias.

Demetrio Peralta dijo...

La doble moral no es un invento del socialismo, ni tampoco del capitalismo, es como el instinto de conservación presente en todas las especies, también en el hombre y mujer( hay que decirlo así por un problema de genero), existe en grados y como el alcohol en los conductores hay limites tolerables y dosis anti-éticas, pero siempre presente, digamos que sobre eso soy una especie de experto, así lo digo porque mis abuelas son difuntas y porque cuando me gradué de técnico medio antes de salir a trabajar la comisión que me evaluó, integrada por estudiantes dirigentes, y el profesor mas respetado y meritorio que nos pulió para pasar a una vida laboral exitosa, en mi evaluación aunque se reconoció que era un buen estudiante e inteligente se acuño “posee un fuerte espíritu de contradicción,” eso me vacuno contra la doble moral y cargue con una actuación acorde con la evaluación para no hacer quedar mal a los dignos sabios que podían leer en mi interior y darme a conocer lo que yo no sabia de mi mismo, fue además causa de malas ubicaciones laborales y puso en peligro mis futuros éxitos profesionales, ya mas adulto y graduado en la Universidad me di por enterado cual era mi problema y cual la cura, el asunto radicaba en que la palabra no se había hecho para decir la verdad sino para decir lo mas aceptable de ella, que una cosa es lo que tu piensas y otra la forma brillante y a favor de la corriente que tu expresaras tus ideas, después todo fue fácil para mi, solo en momentos mi honestidad virgen como prostituta reformada salía a relucir, pero ya tenia suficientes meritos y trayectoria como para ser tenido en cuenta y tolerado. Lo alerto que ese virus siempre esta presente, ni usted querido amigo a dejado de padecerlo sino no hubiese tenido el honor de leer sus artículos en "Coloquiando" y en su Blog, ni dejara de publicar mis largas y criticas opiniones, pero no importa yo percibo la lucha que libra por ser honesto y sutil para aunque presentes ambas predomine la moral mas aproximada a su “propio yo”. Incluso si leyó algunas cosas no publicadas habrá notado algo de agresividad cuando su esfuerzo por el equilibrio y la buena literatura quita fuerza a sus escritos.
Ejemplo vivo encontramos en este mismo material, cuando se niega a identificar crudamente las fuerzas que acentuó e incluso nos fue convirtiendo en expertos en el uso de la doble moral, cuando usted la llama eufemísticamente "sociedad", usted sabe que no se puede dar una sola identificación y la empleada es la mas inocente, esta poniendo la victima como victimario. Producto de mi espíritu de contradicción puedo ayudarlo en eso, fueron nuestros dirigentes a todos los niveles que no soportaban oír lo que no les gustaba y lógicamente empezamos a decir solo lo que le gustaba, fue la centralización del poder y el autoritarismo que limito nuestra capacidad de discernir y libertad para expresarnos , fue la alineación de los medios de comunicación y la censura y autocensura de los periodistas que hizo monotemático nuestro lenguaje, fue el éxito y privilegios que recibían los mas hábiles oportunistas, catedráticos del uso productivo de la doble morar, fueron los diagnosticados como yo, que aprendimos a dejar de nadar en contra de la corriente, cuando hoy sabemos que muchas veces la corriente es la que se movía en dirección equivocada, desde ayer lo se, cuando diversas fuentes informan que Fidel había dicho que el socialismo cubano no funcionaba ni en Cuba, y yo no culpo de eso a Fidel, me culpo yo que amo la revolución y al socialismo y di cheque en blanco para que un grupo decidiera los destinos de mi país sin el debito debate entre la militancia y con el pueblo. (No esta obligado a publicarlo)

Anónimo dijo...

muy interesante este articulo,pero me gustaria,ya que hablamos de doble moral,tocara este tema en su articulo de opinion de Juventud Rebelde...saludos

Luis Sexto dijo...

Para Anónimo: Este artículo no hace falta publicarlo en Juventud Rebelde, porque, precisamente, hace varios meses, lo publiqué en mi columna Coloquiando. Gracias por su recomendación